¿Qué es y qué caracteriza el enfoque Jungiano?

La psicología ha desarrollado con el tiempo múltiples enfoque o teorías para entender la dimensión psíquica del hombre y contribuir a su salud y desarrollo. C.J.Jung, el eminente psicólogo suizo (1875-1961) estudió con  los más notables pensadores de  su época, fue discípulo de Freud por un tiempo y luego construye una perspectiva propia de la psicología del hombre, dando origen a lo que conocemos como Psicología Analítica.

 

Su erudición, sus vínculos con los más vanguardistas estudiosos de su tiempo, la gran cantidad de pacientes que atendió  y su propia experiencia personal lo llevaron a elaborar una rica y compleja teoría de la estructura, de los procesos y de los contenidos de la vida psíquica que, cada día más, adquiere mayor vigencia.


Algunas de las características relevantes de este enfoque son:

  • Una visión positiva de la naturaleza humana y del desarrollo psíquico.
  • Una concepción de líbido más  amplia  (como energía psíquica) que la de Freud (reducida a energía  sexual).
  • Una ampliación de la noción de inconsciente personal con el postulado  del inconsciente colectivo.
  • Una teoría de la personalidad propia, tanto en su estructura (tipos psicológicos, arquetipos, otros),   su dinámica de operación (relación del inconsciente con el consciente) y su desarrollo (proceso de individuación).
  • La distinción  del sí-mismo (selbst) que va cobrando centralidad y relevancia, por sobre el yo, en el proceso de  desarrollo psíquico.
  • Un entendimiento de la religión, la alquimia, el gnosticismo, etc., como modelos comprensivos de la naturaleza inconsciente del hombre y sus procesos de transformación.
  • Una potente incorporación de los estudios de las culturas ancestrales y el conocimiento de las  grandes tradiciones para el entendimiento de los motivos de la vida psíquica.
  • La importancia de  los símbolos y la capacidad simbólica del hombre como medio de expresión y resolución de las tensiones psíquicas.
  • El énfasis en la dualidad (polaridad) paradójica de los fenómenos psíquicos y la función trascendente como mecanismo de conciliación.
  • El estudio de la sincronicidad como principio de relaciones acausales, en contraposición de la casualidad como explicación de las coincidencias significativas.